domingo, 3 de agosto de 2008

En busca del pichiciego

Bien, sé que no tengo las imágenes del programa, pero así y todo, procedo a narrar un episodio de la serie de Animal Planet, Las criaturas de Nick Baker (quien es tan popular, que hasta sale en el fotolog XD), que comenzaba con una expedición al Museo de Historia Natural de Londres, donde se guardaba un imponente ejemplar de Glyptodon, el acorazado armadillo prehistórico.

Ante éste soberbio ejemplar de los armadillos, uno no puede dejar de fascinarse ante las obvias diferencias que presenta este tanque del Pleistoceno con sus pares actuales. Su lomo ostentaba durísimas placas hexagonales duras, en comparación con las flexibles bandas de los actuales armadillos. Semejante mole no necesitaba hacerse bola ante el peligro, pues además de blindado, estaba dotado de una cola que recuerda a la de los anquilosaurios. Sin embargo, como posteó Dinorider por ahí, estas criaturas no eran invencibles.

Volviendo al tema, el Museo no sólo albergaba ejemplares en exhibición del gigante fósil, sino también a sus actuales parientes, disecados y exquisitamente preservados. Uno capturó poderosamente la atención de Baker: el armadillo de las pampas. Un ejemplar minúsculo del Chlamyphorus truncatus, localmente conocido como pichiciego, pues a los armadillos comunes les suelen llamar pichi.

No mide más de 10 centímetros, y tiene forma alargada, con patas cortas y uñas largas para la excavación. Me hizo recordar al Peltephilus, otro armadillo prehistórico, sólo que éste medía 6 metros y tenía un par de cuernos encima de su morro.

Nick Baker y su equipo de grabación parten pues a la Patagonia Argentina, donde siguiendo los pasos de Charles Darwin, pretenden dar con el elusivo armadillo pampeano, de quien no se sabe mucho al respecto dicho sea de paso, pues muy pocos, incluidos los campesinos locales, lo han visto en su hábitat natural.


En la provincia de Mendoza, van tras su primer armadillo, el típico armadillo de 3 bandas, el redondito y de orejas cortas. Estos ariscos animales tiene rasgos curiosos, como el hecho que el macho posee un pene largo y flexible... vamos, se supone que debe montar a la hembra, y la redondez del carapacho y la cola suponen sendos obstáculos para la cópula, que éste sortea gracias a su bien adaptado miembro viril.

El mismo Darwin no pudo dar con el elusivo pichiciego, pero en el camino pudo encontrar Baker, vizcachas y guanacos; a éstos últimos llamó la atención con un truco con el cual esperaba atraer armadillos, que consistía en revolcarse en la tierra agitando al aire los brazos y piernas... apenas atrajo sobre sí la atención del semental, a quien ya de por sí fastidiaba con su presencia... y es que hay que se ser Nick Baker o estar muy loco para intentar eso. Todo sea por el pichiciego.

Sin embargo seguían sin dar con él... hasta que un humilde gaucho les dio una esperanza, pues en su rancho, es común verlos. Golpe de suerte pues, y de paso que se enriquece la información sobre el armadillo pampeano: es de hábitos nocturno, y a diferencia de su pariente de 3 bandas, no es tan arisco, pues en palabras del gaucho es "bien mansito". Me imagino, pues por la forma que tiene no puede enroscarse, aunque no por ello deja de tener las largas uñas propias de su especie.

Acto seguido, Nick y su equipo empiezan a instalar trampas, que no pueden ser más simples y al mismo tiempo prometedoramente efectivas: cubetas enterradas en la arena. Cualquier bicho que camine inadvertidamente caerá dentro, y con algo de suerte, un pichiciego quizás.

Complementando las trampas en el suelo, está un equipo de visión térmica y otro de visión nocturna, aparatos de buena tecnología que asegurarían la captura en imágenes del armadillo.
No resultaron sin embargo las cosas como esperaban, pues las trampas no revelaron nada que no fuesen lagartijas, insectos, roedores... pero ningún pichiciego. Sin embargo, en una ironía del destino, resultó que la madre del gaucho en cuyo rancho hurgaban, había tenido un pichiciego de mascota. Por ahí hubieran empezado... sin embargo resultó una lástima que el ejemplar que les mostrara la humilde señora, ya estuviera muerto.

Y eso fue lo más cerca que pudieron estar del elusivo armadillo pampeano. Cuando Baker tuvo entre sus manos al pequeño disecado, no pude menos que preguntarme si sólo de ese modo podríamos establecer contacto con esa especie... a través de restos muertos, que nos hablan de una especie que si bien comparte con nosotros su espacio en la Tierra, para bien o para mal, rehuye todo contacto con nosotros, hasta hacer de su existencia, algo que raya en lo legendario.

10 comentarios:

Dinorider d'Andoandor dijo...

qué bonita historia pero qué triste fin, bien mono el bichillo, parece un peluche.

bien loco para revolcarse el hombre, me recordó eso a en paz descanse Steve y Nigel. Habrán pensado que está loco, los animales no son sonsos. El perro de una amiga a veces se queda mirando a la hermana de ella con cara de what the fuck cuando mete la pata.

cuando puedas traenos más de estos posts para que los que no tenemos animal planet podamos buscarlos y bajarlos,

Saludos y gracias por el cherry amigo

Ek rano verde dijo...

Encantadora historia. Pero a mí el final no me parece triste, en todo caso poético.

Pichiciego. Me acordaré del nombre si alguna vez viajo por Argentina.


PD: buena reseña del capítulo del gliptodote, dinorider. Te lo has currado.

William Buckland dijo...

Gran historia, y además ha sido muy enriquecedor, no sabía de la existencia del pichiego ni tampoco que existieron formas prehistóricas que llegaban a los 6 metros.

Por cierto creo que hablabas de una especie de estructura en forma de porra semejante a la de los ankilosaurios en Gliptodon, sin embargo, (aunque no me hagas mucho caso), creo que era exclusiva de Doedicurus, otro armadillo gigante muy próximo a Gliptodon.

Saludos.

Chico Troodon dijo...

Hola muchachos, como ven los deberes me quitan mucho tiempo, pero ya estoy acá, actualizando la bitácora.

* Sí, pobre pichi, hubiera sido interesante verlo vivo, pero Baker llegó muy tarde.

* Rano verde hacía tiempo que no te veía, si ves esto, pues anímate, capaz tu si lo encuentras XD.

* Y es cierto Buckland, era el Doedicurus el de la cola con forma de maza. Veo la del Glyptodon y apenas parece una bolita. Por cierto Peltephilus y el pichiciego no están emparentados directamente, sino que sus formas son evolutivamente convergentes.

Dinorider d'Andoandor dijo...

gracias Rano

claro, si ves su cola se ve ridícula para semejante bodoque

Guillermo Navalón dijo...

6 metros el Pelthepilus pense que no alcanzaba el metro?¿¿?¿?

robalemo dijo...

hola mi nombre es alejandro soy de la provincia de san luis argentina, y vi hace un tiempo un prograam de animal planet, sobre el pichiciego, casualidades de la vida que el dia 01 de Enero del 2009, salgo al patio y encuentro tiritando sobre el barro a un ejemplar de pichiciego, lo agarre y lo calente luego de eso lo meti a una caja que previamente llene con tierra y gramilla se enterro ahi nomas lo alimento con hormigas y larvas esta vivo, es hermoso mi correo es robalemo@hotmail.com y mi numero de telefono es 02652 15214209 si quieren que les mande fotos o si nick baker quiere verlo jeje

miguel dijo...

hola, yo vivo en santa cruz bolivia, en mi propiedad encontre uno de estos animalitos, es bebe mide como 5cm, quiero saber, que alimentos le puedo dar, es un heromoso ejemplar. porfavor escribir a miguelroca5@hotmail.com le enviare fotos del pichiciego

enrique dijo...

buen dia tengo en mi coleccion un bichi ciego en perfectas condiciones y me interesaria venderlo , ya que es un animalito muy buscado , y en extincion



rosario 2000

denis dijo...

tengo un pichiciego vivo, lo pille hoy 04/09/09 q me dan por el, mi movil es 02623 - 15644917