sábado, 16 de agosto de 2008

Lo que el sismo se llevó 2

Sobre el lado humano de la tragedia de aquel 15 de agosto de hace un año, habló mi alter ego.

Pero bien, volvamos a nuestro hoax favorito, aquel fraude con un inconfundible sabor peruano, los pedruscos de Ica.Digo, recordando, porque dandome algo de tiempo, vi que el infame Abradamus me dio la dirección de su blog donde todavía da crediblidad a semejante bulo. Algunos se toman muy en serio eso de I WANT TO BELIEVE...

Con motivo de ello, me hubiera gustado postear fragmentos del chat que tuve hace unos meses en exclusiva para Mundo Troodon, con Jimena Cabrera, que en el blog del Paleofreak se presentó como (ajá, lo adivinaron) la nieta del Dr. Javier Cabrera Darquea. Pero me decanto por mencionar a grandes rasgos, las cosas que sucedieron.

Así, me contó que al parecer hay un conflicto entre su tía y el resto de la familia, por la posesión de las piedras. Ya sospechaba yo que la hija del Dr. Cabrera (de los 8 que tuvo en total) estuviera engordando su bolsillo con el interés de los extranjeros por las piedras. Si no, las fotos de Abradamus lo confirman.

Continuando con ello, para Jimenita, su abuelo dio mucho de su tiempo y su vida para investigar aquel misterio. Por mi parte, aquel lejano primo del combativo Fausto Ríos Francisco (mi abuelo materno, huaralino de pura cepa), el investigador Alberto Rossel Castro también dedicó su vida académica a desmitificar aquello que John Rowe ya había declarado como fraude antes. Es que el owned tenía que venir de parte de un peruano, sino, no tenía gracia. Y no es cuestión de seguir ad pedem literae las investigaciones de nuestros abuelos, como ella me decía, sino de atenerse a algunos hechos que descalabran cuanto sabemos de paleontología e historia:

* Los humanos no convivieron con los dinosaurios; la extinción de estos y la aparición de los homínidos están separadas por unos 60 millones de años.

* El ciclo de desarrollo de aquellos animales no tenía nada que ver con el descrito en las piedras; según éstas, los dinosaurios nacían como larvas de sus huevos, para luego sufrir una metamorfosis.

* Ni la Atlántida ni Lemuria existieron, ni hubo alguna vez tres lunas, las cuales fueron estrellándose sucesivamente sobre la Tierra, provocando las extinciones masivas que conocemos (debo confesar que alguna vez fui partidario de dicha teoría, depurándola de maguferías).

* Resulta ridículo que una civilización avanzada (que hacía operaciones cardiacas y cerebrales) emprendiera una matanza de dinosaurios armada sólo con hachas y puñales.

* Nunca un arqueólogo ha desenterrado una piedra de Ica en su contexto original; todas han llegado de manos de los habitantes de Ocucaje.

Prueba de esto, el documental del infame J. J. Benítez, y su "momento histórico" de descubrimiento en un "terreno apelmazado":



Múerete de envidia Walter Alva. Y no sé porqué no deja de tener cierto sesgo racista el decir "indios" a los excavadores. Y casi nadie es indio de pura cepa en ésta buena tierra. Me hace recordar a algunos españoles rancios, con perdón de los hispanísimos y estimados Coleccionista Errante y Fujur (que esto no es contra ustedes, por supuesto), es que algunos todavía creen que están en su colonia y pueden mandar a cavar hoyos al indio que quieren. Aunque claro, poderoso caballero es don dinero... los pobres no tiene con qué sustentarse y recurren a esas malas artes.

La cereza en el pastel: si esas piedras fuesen auténticas, el grabar este videito a J. J. y los "indios", les hubiera costado la cárcel, por delito de huaqueo, puesto que estarían saqueando patrimonio histórico.

Y finalmente, aunque ya lo posteó Magonia, aquí re-posteo una parodia versión alternativa... porque así, somos más.

5 comentarios:

Dinorider d'Andoandor dijo...

AAAAAAAAAAAAAH??

que alguien quiere hacernos creer que en verdad se lo cree?

"garabatos místicos jamás visto"? chiribiritas????
XD

ese final! Linda Blair se computa?
el acento ibérico queda muy bien en estos programas

Dinorider d'Andoandor dijo...

ah, lo de K que me dijiste va para la subsiguiente entrega de ese tema que haga, tú chitón aún! ;)

Coleccionista dijo...

La diferencia entre fraude e historia es en realidad muy sencilla: Si esa piedra fuese un objeto histórico, JJ Benítez y los que le acompañaban estarían hoy en la cárcel por expolio.
El problema no está en las chorradas que se dicen sobre las piedras, sino que la gente que visita el museo de los cantos rodaos no visitan luego los auténticos museos arqueológicos.

Se te ha olvidado una cosa de los fraudes que muestran las piedras: Se ha dicho que los que grabaron imágenes de dinosaurios realmente vieron a los dinosaurios. Efectivamente. Muchos han confesado que los copiaron de las revistas y los comics. Además, han sido representados de una forma obsoleta. Esto no es como el colmillo de mamut que tenía grabado un mamut.

Chico Troodon dijo...

No, coleccionista, no he olvidado eso, pero pienso que se infiere del primer punto que señalo, el del abismo de eones que separa la era de los dinosaurios de la de los humanos. Jamás hombre alguno ha visto un dinosaurio, porque estos no convivieron nunca.

Lo que sí he olvidado es consignar eso, que J J Benítez y los "indios" estarían en la cárcel por saqueo de patrimonio histórico (huaqueo le decimos acá). Pero no me extrañaría que con su dinero compre los tribunales.

Lo que me recuerda que el tesoro de Señor de Sipán estuvo a punto de terminar en manos de un sinvergüenza
que con semejante delito a cuestas, sigue suelto y feliz como una lombriz... y saqueando más, de paso. ¬¬

Coleccionista dijo...

Me parece fatal lo de Enrico Poli. Hace falta ser muy canalla para poder decir "el huaqueo es el deporte nacional". Alguien debería decirle a ese imbécil que una cosa es coleccionar, y adquirir los productos de manera "legal" y otra cosa robar, ya sea a particulares, ya sea al Estado.
En España tenemos tambien muchos problemas con el expolio. Existen muchos yacimientos arqueológicos que han sido descubiertos pero que no han sido investigados. Los expoliadores, llamados "piteros" (por los detectores de metales que llevan) desentierran y se llevan todo lo que pueden encontrar. Y así, dejan destrozado el yacimiento, remueven la tierra e impiden identificar las capas del yacimiento. Por ejemplo, un absurdo de los expoliadores: Los romanos creian que para pasar al infierno tenían que pagar al barquero Caronte. Por tanto, se les enterraba con una moneda de plata en la boca. Los "piteros" remueven la tumba y sacan la moneda. Así, resulta imposible identificar la época en la que murió esa persona. Quizás es posible que esa moneda fuese más valiosa en la boca del cadaver que en el mercado.
En general, esta gente, que juega a ser arqueóloga, practican la burrrad... arqueología anterior al XVIII. Es decir, desenterrar con picos, palas, y por qué no, dinamita, para recoger los objetos bonitos que encontraban.