lunes, 8 de septiembre de 2008

Spore y el creacionismo

Hablar sobre Spore sería algo redundante. Pero iluminar algo sobre ciertas cuestiones que se suscitan en torno a su temática, lo considero necesario.

El buen ceprio redactó un artículo sobre supuestas relaciones que tenía el creador del juego de Spore, con el Diseño Inteligente. Sin embargo, sea por mala traducción o mala interpretación (que para el caso seria lo mismo), en una posterior entrevista, el buen Will Wright , creador tambien de Los Sims y Sim City, ha sentado posición:

(...)"¿Sabe cómo han recibido el juego los creacionistas?

[Hasta el] día de hoy, no he escuchado ni una reacción al videojuego por parte de ese grupo. En nuestra web tenemos foros de debate y los que han reaccionado en contra del juego ha sido un grupo de ateos porque en Spore hemos incluido la religión como parte de la cultura en la última fase. Yo soy ateo, pero personalmente creo que esta tensión entre evolución y religión está sacada de contexto. Casi todas las personas religiosas que conozco están de acuerdo con la evolución. Incluso el Papa ha dicho que creer en la evolución es compatible con el catolicismo. Los creacionistas son un grupo reducido de personas que habla muy alto. Me encantará recibir las críticas, seguramente me divierta con ellas."(...)

Eso mismo. Al parecer el asunto ha sacado ronchas más a los ateos, por tener este juego, cierto sesgo de cracionismo, al poner al usuario como un diseñador de especies. Pero seamos sensatos, sin ésto, no habría juego. Y, valga la redundancia, no habría gracia.

El resto de la entrevista, acá.


Para los eventuales visitantes peruanos... no puedo esperar las horas de verlo en Wilson xD

2 comentarios:

Dinorider d'Andoandor dijo...

jajaja

esta gentecita .... sacan cada cosa a todo.

Kawekaweau dijo...

Para ser honestos, no creo que este juego afecte en lo más mínimo a los Creacionistas, la verdad esos religiosos ortodoxos deben estar mas preocupados por rezar que por jugar en la PC o en el Wii.

Para mi que todo esto es una propaganda bien lograda utilizando la ya polémica batalla entre la ciencia y la religión para hacerle promoción al "Spore".