martes, 18 de diciembre de 2007

Campaña contra el uso de dinosaurios por parte del creacionismo: Segunda parte

Porque lo prometido es deuda, mis garras troodóntidas ahora apuntan al Licenciado Ureña. Después de todo si David venció a Goliat, no veo porqué un adolescente no pueda criticar a alguien que sí es un inventor de falacias, por muchos títulos que tenga (aunque parece que no les sirve de nada por la ignorancia que demuestra). Así que garras a la obra, a deconstruir a Dawlin.

En la misma línea anticientífica y fundamentalista, está el pastor Dawlin Ureña, un salvadoreño convertido en lacayo de Bush y el imperialismo [1], que maneja el conocido sitio web: Ministerios antes del Fin. Decidí resaltar 2 de sus manipulaciones entre maquiavélicas e ingenuas (por decir lo menos) sobre los dinosaurios.

* T-Rex herbívoro: Comienza criticando la visión contemporánea del T-Rex como un carnívoro.

Se presentan como agresivos carnívoros, sin embargo… tener dientes grandes y filosos ¡no significa necesariamente que un animal sea carnívoro!

Pues ése es el caso del T-Rex. Posee dientes filosos y también de punta aguda. Son perfectos para perforar hueso y cortar carne, ya sabemos, de hadrosaurios y ceratopsios. A decir de F. Robin O' Keefe: Nadie posee dientes así para comer pasto [2].

Siguiendo con la sarta de tonterías:

(...) debemos indicar que sí existe algo que a los paleontólogos les dice lo que comían los animales (...) nos referimos a su materia fecal. Hace poco se encontró un Mamut congelado y casi perfectamente conservado, el que aún tenía en su estómago lo que se estaba comiendo cuando alguna catástrofe, repentina y velozmente, lo enterró vivo (...). Eso sí le dice a los estudiosos en qué se basaba la dieta de estos animales.

Ésto es tergiversar los conocimiento científicos. Felicidades, por lo menos se dio el trabajo de buscar algo referente a los mamuts... pero para vuestra información, sí hay evidencia fosilizada de festines carniceros: uno son los coprolitos (excremento fosilizado) de carnívoros, los cuales muestran fragmentos de huesos de sus presas; y otros, las marcas de los dientes en los huesos. Eso demuestra que amén de buen apetito, nuestro T-Rex tenía buena dentadura.

Nuevamente vuelve a tergiversar información científica citando un artículo de la BBC, donde se dice que el T-Rex era lento. Ergo era un carroñero, según conclusiones de los científicos ; pero a don Ureña, le sienta mejor decir que fue un vegetariano. Como todos sabemos, el T-Rex era un depredador de acechanza, y aunque su especialidad no era la velocidad, sí lo era su descomunal fuerza en la mandíbula.

Finaliza con más tergiversación:

(...) varias especies de murciélagos que comen frutas, néctar, insectos, pequeños animales y sangre, pero sus dientes no son claros indicadores de lo que comen. Existen murciélagos que si consideramos el diminuto tamaño de estos animalitos, sus dientes son mucho mayores, en proporción, a los del T-Rex y a los de cualquier otro carnívoro. Sin embargo, ¡muchos de estos murciélagos lo único que comen son frutas!
Los osos todos tienen grandes y filosos dientes, como los felinos, sin embargo, ¡existen varios tipos de osos que no comen carne en lo absoluto! ¡Son vegetarianos!


Si se refiere al panda, también come algo de carroña cuando se la encuentra. Los murciélagos efectivamente son insectívoros, hematófagos y frugívoros. Pero ellos cuentan con un sistema digestivo adaptado a una dieta omnívora. Un sistema digestivo carnívoro jamás aceptaría vegetal alguno como dieta diaria.

Y es que para Dawlin y los de su calaña, el predatorismo es pecado. Mal de males, todo por culpa del pecado de Adán, aunque el Anomalocaris ya existiera muchísimo antes que cualquier Homo Sapiens.

* Behemot: Ahora no se trata de sostener un absurdo biológico, sino cronológico. Sabido es que para la criptozoología, aún caminan (o caminaban en la Edad Antigua) los dinosaurios en la Tierra; para los creatas de la misma calaña (charlatanes), también.

Comienza con un argumentum ad populum:

¡YA ESTÁ BUENO DE QUE LOS CRISTIANOS NO TENGAMOS CÓMO RESPONDER AL ASEDIO DE LOS EVOLUCIONISTAS!

Y luego intenta acomodar los versículos del 15 al 17 del capítulo 40 de Job, con la descripción de un saurópodo. Es en efecto, el relato de Behemot, un gigantesco animal de patas gruesas y "cola como un cedro".

Usemos la navaja de Occam: la explicación más sencilla es la más probable. Sabiendo que jamás hombre alguno vio un dinosaurio vivo, lo más plausible es que hayan visto sus huesos. Nada se sabía de geología o paleontología en la época del tal Job, entonces era de suponer que semejantes animales murieron en fecha reciente y no hace eones. Lo más probable es que el tal Behemot haya sido una invención de los antiguos para explicarse los huesos de algunos saurópodos u ornitópodos que se econtraran, mientras cavaban zanjas por ahí.

Y finaliza con más tergiversación:

Los que apoyan la Teoría de la Evolución pretenden hacernos creer que los dinosaurios aparecieron en la "cadena evolutiva" hace unos 200 millones de años (...) Sin embargo, por alguna RAZON MISTERIOSA ellos alegan que estos reptiles DESAPARECIERON hace unos 70 millones de años.

Miente, miente que algo quedará. Los dinosaurios se extinguieron hace 65 millones de años, y la causa de aquello fue un asteroide que se estrelló en Chicxulub, Yucatán, en el actual México. Evidencia de ello es una capa de iridio y restos carbonizados llamada KT, alrededor de todos los estratos geológicos del mundo. Bajo ella se encuentran los restos de los dinosaurios, y encima de ella, ninguno.

¿Cómo explica Ureña la extinción de los dinosaurios? Fácil, el Diluvio. Eran carnívoros, malos y muy malosos a causa del pecado de Adán, además que la humanidad era una podredumbre (que lo sigue siendo) entonces Jehová decide ahogarlos a todos sin excepción. Y colorín colorado, el cuento se ha acabado. Esto nos hace pensar en una contradicción: si los dinosaurios se extinguieron con el dichoso Diluvio ¿cómo fue que según Ureña siguen vivos hasta ahora? Pues fácil, Noé metió algunos en su arca y sanseacabó. Ahora sí todos a dormir, o mejor a seguir pagando diezmos.

Como diría Ceprio, es tan divertido desmontar la seudociencia... yo diría que se siente como una unidad EVA hundiendo su cuchillo progresivo en el núcleo de algún Shito (vaya, vaya, he estado muy pegado a esos DVD de Neon Genesis Evangelion, otro de mis frikismos).

Espero haber llamado vuestra atención hacia la tergiversación de la cual están siendo objeto los dinosaurios. Los creatas pretenden barnizar con un lenguaje seudocientífico sus patrañas y claro, que mejor que usar a los dinosaurios y su no se qué misterioso que tanto atrae, para usarlo en sus fines de adoctrinamiento. Prueba de ello es el Museo de la Creación.

Es todo por hoy en Paleocurrencias. Hasta la próxima.

---

[1] Alucínense que según él, están en el infierno: Marx, Lenin y Darwin. Y él se cree tan seguro de tener su lindo apartamento familiar en la Nueva Jerusalén.

[2] Eso lo dijo por el Thalassomedon, un reptil marino pariente de los plesiosaurios, en la edición 2005 de la revista de National Geographic. Con toda seguridad los usaba para comer peces, pero el tal Ureña diría que los usaba para cortar algas.

:O

EVA 01 ¿dónde estás cuando se te necesita para aplastar algo que no sea Kaworu?

9 comentarios:

Dinorider d'Andoandor dijo...

hay gente que da pena más que risa

Prof. Lic. Francisco T. dijo...

Sobre Behemot:
Es uno de los mejores ejemplos de la "ciencia" creacionista.
El libro de Job es un libro de reflexiones, no de descripciones.En él Dios pone a prueba a Job puteándole (es la palabra que mejor lo describe). Llega un momento en el que Job se harta y pleitea con Dios. Después, del capítulo 38 al 42 va mostrandonos cómo Yavhe es chachi y Job una piltrafilla. Logicamente Ureña ha visto "bicho grande, cola grande, ajá, ¡he encontrado a un dinosaurio en la Biblia!" y se olvidó leer Job 40, 24 y 25
"¿Quién lo agarrará por los ojos,
le taladrará el hocico con punzones?" En mi pueblo esto equivale a decir que yo soy todo y tú nada porque hay un bicho muy grande que tu no puedes dominar.
Y lo mejor de todo es que este argumento ha sido hecho con la Biblia en la mano.

Ah, la excusa del Diluvio. Contra ella se pueden estrellar todos los argumento que queramos, salvo uno, los fullerenos (si, esas cosas que se parecen a balones de fútbol) . Gracias a ellos sabemos que hubo colisiones de asteroides con la Tierra entre unos 250 y 65 millones de años.
Sobre la alimentación de los reptiles en general: Los ictiosaurios vomitaban
Los pandas eran carnívoros. Eran y físicamente lo siguen siendo. Su aparato digestivo solo asimila el 40% de lo que comen.Por eso están siempre comiendo bambú.Pero no solo comen bambú, comen azafrán, flores y ratones.
Sobre los dientes y la alimentación, extrapolando el argumento de Ureña, yo podría afeitarme con el cortacésped y cortar el césped con la afeitadora.Además, se ve que Ureña no estuvo atento el día en el que enseñaron que los picos de las aves están adaptados a su alimentación: El pico del loro recuerda a un cascanueces, el del flamenco a un colador, etc.
Los murciélagos frugívoros tienen los dientes así no porque les guste lucirlos, sino porque los necesitan para poder comer las frutas y atravesar la piel o cáscara. Sobre los hematófagos, creo que Ureña debe pensar que los murciélagos se alimentan como Drácula. Nada de eso, muerden hasta hacer un agujero en la piel de sus víctimas, echan ahí un poco de saliva para evitar la coagulación y ea, a lamer la sangre que cae de la herida.

Exáctamente como habréis supuesto, yo soy el Coleccionista, pero para títulos yo, que al menos los luzco y los uso para argumentar, no para impresionar.

paleotecnocrata martinez dijo...

pateticos e imbeciles.asi son para mi los creatas.

Chico Troodon dijo...

* En efecto Dino, da más pena que risa. Me temo que no es sino una de muchas cosas que iré deconstruyendo.

* Muy buenos aportes don Francisco: tiene usted mucha razón, el hábito no hace al monje.

Desde luego que es propio de un fundamentalista que interpreta-la-Biblia-al-pie-de-la-letra, tomarse al libro de Job como un texto científico. Si según Ureña no hace sino 6'000 años que fuimos creados, el libro en cuestión tiene 3'400 años. O sea que es más antiguo que el prístino Génesis, supuestamente.

En efecto, los murciélagos frugívoros tiene dientes así, porque necesitan pelar su fruta. Y sobre los hematófagos, yo diría que más que morder, lamen la sangre.

Sobre los picos, me hubiera gustado que ejemplificaras con el pico de las rapaces, que tienen marcas como serrucho, eso sí muy finas. :D

* Paleoctecnócrata, espero que este post haya sido de tu agrado, consideralo como una complementación a uno de tus artículos.

El rano verde dijo...

Pues sí que está la cosa malita en el Salvador. Con lo del Rex hervíboro la verdad es que se queda uno sin palabras.

No de verdad, no sé cómo tenéis tanta paciencia. Yo al Ureña este le hubiera dado dos palmaditas en la espalda diciendo "claaaro, claaaro, espere un momento que ahora voy a llamar a unos señoes de blanco que le van a atender estupendamente, y les cuenta a ellos la historia".

Sorondil dijo...

¡Bienvenido amigo Troodon!

Sinceramente, una buena "versión extendida" del amigo Dino :P

Y es un halago, ojo.

Aunque espero que varíes un poco la info ya que a las paleocurrencias netamente puristas no las entiendo del todo. Saludos y pásala bien.

Chico Troodon dijo...

* Bienvenido otra vez Rano verde, y déjame decirte que no sería mala idea.

* Bienvenido de nuevo también, Sorondil. Bueno sí, no te preocupes, además de dinosaurios y evolución, pues le voy a variar un poco los temas. Eso espero en este próximo año.

Dinorider d'Andoandor dijo...

jajaja
ese Sorondil


a veces el paleofrikismo llama

Dinorider d'Andoandor dijo...

pero lo importante es ahcer a lo que uno le gusta, por algo es el espacio de uno no?


un espacio de libertad y de expresión propio!