jueves, 29 de mayo de 2008

Mamá es un pez

Hace 380 millones de años, en lo que hoy es Australia, una hembra de Materpiscis attenboroughi tenía una cría, aún unida a ella mediante un cordón umbilical. Descubrimiento por demás interesante, pues demuestra un temprano viviparismo, antes que los mamíferos.

El hallazgo se realizó en el 2005, en la formación Gogo, al norte de Australia; el doctor John Long comenta sobre el descubrimiento que hiciera su colega Kate Trinajstic (quien vio el cordón umbilical a través del microscopio): "era la evidencia más antigua de sexo en vertebrados por copulación; no se trata de desove en el agua, sino sexo del divertido".

Así es en efecto. Antes de ello, yo imaginaba a los placodermos, naciendo de huevecillos y con una cubierta mas bien blanda, que con el tiempo irían endureciendo. Ahora, todo parece encajar mejor: dado el tamaño de peces como estos, diría yo que sería razonable suponer que su tasa de reproducción era mas bien baja, con una cría por vez.

A su vez, Steven Salisbury, de la Universidad de Queensland, apostilla: "El gran tamaño del embrión en relación a su madre, indica que en la juventud, estos peces ya nacían con los huesos bien formados, una estrategia que debió evolucionar contra los predadores". Curiosamente, él no estaba involucrado en el estudio.

Como cereza en el pastel: al parecer un ejemplar de Austroptyctodus gardineri tenía tres embriones dentro de su cuerpo. Podría ser más evidencia sobre viviparismo en peces placodermos.

Las reconstrucciones son magníficas, y esta vez los titulares parecen no estar tan errados.

EN EXCLUSIVA: una animación de la Matterpiscis attenboroughi.

2 comentarios:

Coleccionista dijo...

Guau, viviparismo en el Paleozoico. ¿Qué tendrá que decir este tipejo al respecto?

[img]http://antesdelfin.com/ilustrations/vida11.jpg[/img]

Pd: Gol de España.

Dinorider d'Andoandor dijo...

genial hallazgo ése en verdad