martes, 9 de octubre de 2007

Al Norte de América

Estuve investigando al respecto del poblamiento de América, con ocasión de esta malhadada fecha del 12 de octubre, pues quienes a mi ver protagonizaron una travesía épica, fueron los hombres que cruzaron el Estrecho de Behring y poblaron el último continente, para luego forjar magníficas civilizaciones, que hallarían su final precisamente a partir del 12 de octubre de 1492.

Todos sabemos desde el colegio que hay al menos 3 teorías sobre la población de América. La primera, ya descartada, que decía que el género Homo se originó en América y que de ahí se expandió al mundo, propuesta por Florentino Ameghino; la segunda, ya demostrada con contundente veracidad, del checo Ales Hrdlicka, sobre la procedencia asiática del hombre americano [1]; y la de Mendes Correa y Paul Rivet, sobre el origen del hombre americano en Oceanía [2]. Pero ¿qué me dicen de cierta hipótesis que es artículo de fe para cierta secta religiosa?

Tal vez el introito haya sido demasiado serio para un tema tan pueril, pero es que en estos días estuve revisando en la Biblioteca Pedro Zulen de mi universidad, un ejemplar del Libro de Mormón, el libro de la revelación de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos días, pomposo nombre de los mormones. El autor, Joseph Smith, a su vez fundador de la secta [3], desarrolla una artificiosa historia que emula las aventuras bíblicas, con nada menos que América como escenario. Procedo a resumir.

En tiempos del profeta Jeremías, a un hombre llamado Lehi, le es ordenado por Dios nada menos que emprende un viajecito de ultramar hasta el Nuevo Mundo en barcos de gran calado. Desembarcan nada menos que en la costa actual de Chile, donde sus hijos, Nefi y Lamán, fundan sendas tribus, los nefitas y lamanitas, cuyos miembros se multiplican desaforadamente para poblar el continente.

El libro prosigue con elementos delirantes y que fueron ajenos por completo a la tecnología precolombina: objetos de hierro y ruedas en vehículos; hasta escritura jeroglífica del "egipcio reformado" encontraremos. Y por si fuera poco, tenemos animales domésticos que son totalmente ajenos a América: caballos, burros, elefantes y vacas. Algunos aducen que así eran llamados la llama, el tapir y el bisonte por los judíos venidos de ultramar, pero ello significa enlistar en una serie de contradicciones obvias, lo cual no pienso realizar en este momento.

¿Cómo explica el alucinante relato el origen del hombre americano? Pues simple: el hombre amerindio, de piel cobriza, es nada menos que la tribu lamanita, que cayó en pecado. Eventualmente se volverían blancos con arrepentirse de sus pecados. Y si no había blancos en América al tiempo de arribar Colón, es porque los malosos lamanitas extreminaron a los nefitas, el último de los cuales, Moroni, hijo de Mormón, dejó un libro de oro en Cumorah, New York, donde el oportuno Smith lo encontró.

¿Se siente raro decir todo esto, no? Por supuesto. Y es que en el Perú, la segunda secta más influyente son los mormones. A veces los veo llevando ejemplares del mentado libro, preguntándome si siguen creyendo aquello a pie juntillas. Y no me falta razón para sospechar ligeramente: así como los creatas actualizaron el creacionismo con el Diseño Inteligente, algunos mormones pretenden actualizar la seudohistoria del Libro de Mormón, con unas muy forzadas y contradictorias intepretaciones en lo geográfico [4].

Y luego dicen que no criticaría fundamentalismos religiosos.

---

[1] En un volumen de la Historia Universal de Salvat, encontré el dato que Hrdlicka fue antecedido en su hipótesis por José de Acosta, jesuita español del S. XVII.

[2] Al respecto de esto, mi amigo el Mexivenator me habló de los baby faces olmecas, que tienen rasgos negroides, y a mi vez le dije que en algunos ceramios moche aparecen rasgos de ese tipo; pero sin duda la mayor evidencia la constituyen los restos del hombre de Lagoa Santa, en Brasil.

[3] No confundir con Joseph Smit (1863-1929), ilustrador naturalista holandés.

[4] Sin embargo cabría aclarar que a diferencia del DI, que es una amenaza viva en el campo de la educación, la teoría de la inmigración hebrea (por llamarlo de algún modo) ha perdido bastante fuerza en el campo educativo, aún dentro de los mismos centros educativos mormones, que le dan a esto un carácter de metafórico, con tal de realzar sus enseñanzas morales. :O

6 comentarios:

paleotecnocrata martinez dijo...

sin ninguna duda,esta gente esta como una cabra.si algun dia se presentara uno en mi puerta los iba a dejar pasar,tan solo para desmontar sus absurdas historias.la cienciologia tambien me impacto.dicen que el hombre procede de una raza alienigena que casi estuvo a punto de desaparecer por culpa del ataque de un tirano intergalactico,hace nada menos que 65 millones de años!!!!ahora diran que la extincion de los dinosaurios se produjo por ese ataque no?

Dinorider d'Andoandor dijo...

a veces creo que la gente anda en certas cosas peor que en la época del oscurantismo

en algún lado san marcos considerando la fecha debe haber algo del Padre Acosta, sería cosa de ver qué pensaba.

la cerámica es juguetona, en el Larco Hoyle hay un ceramio moche donde hay un tipo vestido y maquillado como chino mandarín

El coleccionista errante dijo...

Aborrezco a los mormones.Y ellos me aborrecen a mi.Siempre que viene uno a mi puerta lo echo diciendo: "Lo siento, pero no puedo creer en una religión creada por un granjero de Vermont".Entonces responden ellos "Los pergaminos que tradujo Smith eran dados por Dios a partir de Abraham" y yo termino diciendo "¿Cómo sabía un granjero de Vermont traducir esos manuscritos?¿Sabía Smith latín, hebreo, arameo, caldeo?¿Por qué era entonces granjero?

Chico Troodon dijo...

-Bueno Paleotecnocrata, tu aislarías a tu hijo recién nacido por espacio de 3 días creo? Eso es lo que hizo nuestro flatulento guapo Tom Cruise.

-Ah Dinorider, me olvidaba... Sobre los babyfaces no hay dudas, sus rasgos son intrigantes, y creo que tienes razón en eso de la cerámica, porque hay rostros con barbas de chivo :O. Además eso es algo que vi en un libro de Telmo Salinas García. Y sobre el padre Acosta todavía no he buscado nada aún, pero aviso si encuentro algo.

-Coleccionista, uno procura tolerar a todos en sus creencias, pero destaqué ésta doctrina de los mormones, porque era una de esas que, junto con el creacionismo, desplazaba a la ciencia en la educación.
Mormones en la puerta? Creí que eso hacían los testigos de Jehová. Son las dos sectas más influyentes en Latinomaérica y en Perú, como reitero.
Smith afirmaba que los hebreos que protagonizan el Libro de Mormón, escribían en "egipcio reformado". Para lengüitas muertas estamos...

El coleccionista errante dijo...

En España los mormones van por las casas, y reparten biblias, que le vienen a uno de miedo cuando se le ha acabado el papel higiénico.¿Egipcio reformado? Mejor nos lo pone, a ver, echemos cuentas:Smith publicó el Libro de Mormón en 1830.En 1822 Champollion descifra la piedra Rosetta, escrita en HIERÁTICO (ptolemaico), por lo que hicieron falta mas años para comparar y traducir hierático a jerogífico.O Smith traducía muy rápido (que después de conocer la preparación que tenía lo veo difícil) o es un farsante.

Chico Troodon dijo...

Desde luego que sí... si uno trabaja con paciencia, posee conocimientos de filología, y lo hace en compañia de otros profesionales competentes, demorará mucho, como fue el caso de los pergaminos del Mar Muerto.

Pero si se es un profeta inspirado, con una piedra mágica que al ser puesta en la oscuridad de tu sombrero, te traduce los jeroglíficos... fácil que lo haces en un fin de semana.
También se podría recordar lo de las piedras Dropa, aunque en ese caso no había nada religioso de por medio, lo digo porque las tradujeron en tiempo récord.