sábado, 28 de febrero de 2009

El criticón

Posiblemente embarcarme en escribir esta entrada traiga como consecuencia algo funesto, pero me veo en el deber moral de hacerlo. Reconozco que no soy el mejor blogger de la evolución y temas paleontológicos, pero sin duda siempre tiene uno algo interesante que decir.

Bien, resulta que existe en la blogósfera un autor que responde al nombre de Pepe, quien ha dado a llamar a su blog, Evolución, miseria del darwinismo. Según él, su blog representa una voz en el desierto contra los dogmáticos científicos darwinistas (término al desuso). No es mi intención hacer un ataque personal hacia su persona, sino el analizar su postura.

En su entrada La estupidez darwinista sobrevive, pero mal, que yo considero representativa de todo el blog, pinta el típico panorama de la darwinocracia:

"Las bacterias vivieron y sobrevivieron durante tres mil millones de años sin evolucionar, o puede que evolucionaran pero dentro de un orden y de su membrana, sin exhibiciones, sin hacerse más grandes ni pluricelulares, ni siquiera eucariotas, que un día después de tantísimo tiempo se asociaran y comenzaran a adquirir ojos, patas y columna vertebral y la Tierra se llenara de animales es fácil de explicar científicamente (...): se hicieron más aptas y adaptadas y se reprodujeron más aprovechando los errores o cambios aleatorios en la copia del genoma y llegaron a ser un elefante o una almeja. ESA es la explicación científica, no hay otra, y pretenden que personas humanas supervivientes, con su corazoncito y su cerebro se traguen esas estupideces, y a veces lo consiguen hablando en nombre de la Ciencia."

Para comenzar ese fragmento demuestra un total desconocimiento de la teoría evolutiva. Sabido es para todos que la evolución no tiene por finalidad reemplazar a todos los organismos primigenio. Una bacteria actual en sí es tan evolucionada como un elefante o un homo sapiens. Creer que si por evolución fuera, las bacterias por ser organismos simples, deberían de haberse convertido todas en organismos complejos, es pues, hacer el hombre de paja.

Además ¿quién definde lo complejo? Una bacteria en sí tiene su propia complejidad (y no, no estoy regalando puntos al Diseño inteligente, si afirmo esto).

Paso de comentar la falta de tacto de Pepe para abordar el tema.

"Si se les muestra que el unicelular procariota del que descienden todos los animales, es más apto y adaptado se mire como se mire y se reproduce más rápido que las almejas, los sabios permanecen en silencio o gritan: ¡Creacionista! Se desesperan cuando la mayoría siguen sin creer en relojeros ciegos y en la presciencia del azar, pero también les hace sentirse más listos y científicos ligeramente incomprendidos. Sí, el Emperador está desnudo y aunque la mayoría calle para que no le tachen de estúpido, los estafadores están realmente histéricos, porque ya se ha oído el grito y ellos reclaman seriedad, pero la carcajada comienza a oírse y seguirá aumentando ya sin posible vuelta atrás, los historiadores del futuro discutirán sobre las causas de semejante desvarío colectivo."

No es que la mayoría no crea en relojeros ciegos, ni del inflado papel del azar (nuevo hombre de paja). No es que se grite "creacionista" gratuitamente (aunque es verdad que son los creacionistas quienes se benefician de esto, pero por razones sensacionalistas y convenidas). Fácilmente podemos revertir al creacionismo la sátira del ropaje del emperador: durante décadas, los científicos no lo cuestionaron. Buckland, Cuvier, Lamarck... todos ellos proponían artificiosas hipótesis sobre el origen de las especies que encajaran con el creacionismo bíblico (Cuvier y Buckland, sendos defensores del YEC). Quizás le duela a Pepe reconocerlo, pero sólo hubo un valiente que se sacudió los prejuicios religiosos, y empezó a desligar la ciencia de aquel libro sagrado. Su nombre fue Darwin, y es su mérito como iniciador de una corriente científica, y no otro, el que celebramos en este mes que se va.

"¿Cómo fue posible que sabiendo ya bastante biología pensaran que la vida es producto del azar? Y olvidarán la la inexorable ley científica que explica este, y otros que vendrán: Cada día que amanece el número de tontos crece. Y que la estupidez que se tiene por científica es más sólida, más consistente y persistente que otros tipos de estupidez."

Seguimos con la falta de tacto para abordar el tema.

"Esa credulidad infinita de los darwinistas que asombra a quién contemple la escena desde fuera se entiende viendo un elefante, tan adaptado, con su rabo para espantar parásitos, con su trompa, con su gruesa piel de paquidermo tan útil, con sus patas, siempre apto y adaptado, como el mosquito y la almeja, el pingüino y el olmo, todos reproduciéndose incluso los darwinistas, aunque estos menos últimamente, y otros vendrán que inadaptado me harán."

Obviemos que el hecho que "paquidermo" sea una palabra al desuso y solamente usada por políticos sin sesera, a despecho de la majestad de estos proboscídeos (que es la palabra correcta de clasificarlos taxonómicamente, aunque el usuario haya desligado tal pretensión). Obviemos el hecho que se deja adivinar cierta adhesión al Diseño Inteligente (que en sí encierra muchos intereses, pero nada de ciencia) y vayamos al asunto de fondo: seguimos con hombres de paja.

No tengo nada en contra de que publique sus posts destilando rabia anti-darwinista (que es como pelear contra fantasmas porque dicha etiqueta es muchas veces aparente). No tengo nada en contra de que lo que guise se lo coma con sus condiscípulos bloggeros (que de algún modo eso también yo lo hago)... lo único que le pido es que adquiera mayor conocimiento sobre aquello que pretende criticar. Así, nos evitaríamos el tener que entender al gusto personal la entrevista de Francisco Ayala, o la deshonesta asociación nazi-evolución.

Y esto puede sonar duro pero, sino eres parte de la solución, eres parte del problema. Si dices que tu labor consiste únicamente en denunciar lo malo que es el "darwinismo", aunque ello signifique cierta adhesión al diseño inteligente (reitero), pues entonces tenemos que la labor del bloggero, lejos de aportar algo a la ciencia, se vuelve estéril y predecible.

3 comentarios:

El Noasaurus. dijo...

Dejaló Chico Troodon, que viva en su propia nube de pedo...

Dinorider d'Andoandor dijo...

siempre hablan así de los pobres elefantes, buena Hildebrandt!

aaay esos pobres toc toc!

Chico Troodon dijo...

Vaya que lástima, el tipo no ha aceptado mi invitación al debate. =/

Jaja Dinorider, si Hildebrandt hizo la apología al elefante (que también me encanta) yo haré la del gorila.