viernes, 6 de febrero de 2009

En la puerta del horno se quema el pan

Acaba de fracasar el intento de "resurrección" por clonación de la cabra montañesa ibérica más conocida como bucardo o ibex pirenaica.

La ibex pirenaica era una forma de cabra salvaje montañesa, que fue declarada oficialmente extinguida en el año 2000 cuando el último animal de su clase fue encontrado muerto al norte de España. Poco tiempo después de su muerte se preservarn muestras de su piel en nitrógeno líquido. A la postre estas muestras de ADN servirían para que los científicos puedan reemplazar el ADN tomado de esas muestras en óvulos de cabras domésticas, para eventualmente clonar al ibex pirenaico.

Ésta sería pues, la primera vez que se usó la clonación para traer de vuelta una especie extinguida. Desafortunadamente, (y esto es lo que da el título a la noticia) el recién nacido murió poco después de nacer, debido a defectos en sus pulmones. Otros animales clonados, como ovejas, han nacido con defectos similares pulmón. Sin embargo, el avance ha despertado esperanzas de que sea posible para salvar especies en peligro y especies extinguidas recientemente a través de tejido congelado. También ha aumentado la posibilidad de que algún día será posible reproducir a largo plazo, especies extinguidas, como el mamut lanudo, e incluso dinosaurios. (Aunque en lo personal esto me parece bastante improbable, si ya vemos como se quema el pan en la puerta del horno)

Dr. José Folch, del Centro de Investigación y Tecnología de Alimentos de Aragón, en Zaragoza, en el norte de España, dirigió la investigación junto con colegas del Instituto Nacional de Investigación de Agricultura y Alimentación en Madrid. Dijo: "La cría obtenida fue genéticamente idéntica a la del bucardo. En especies como el bucardo, la clonación es la única posibilidad de evitar su completa desaparición."

Las cabras montañesas pirenaicas, con sus característicos cuernos curvados, eran comunes en el norte de España y en los Pirineos franceses, pero la caza indiscriminada durante el siglo XIX redujo su número a menos de 100 individuos. Ellos fueron declarados protegidos en 1973, pero en 1981 sólo 30 permanecieron en su última reducto en el Parque Nacional de Ordesa en el Aragón del Distrito de los Pirineos. El último Bucardo, de 13 años de edad conocido como Celia, fue hallado muerto en enero de 2000 por los guardaparques cerca de la frontera francesa con su cráneo aplastado.

El Dr. Folch y sus colegas, que fueron financiados por el gobierno regional de Aragón, había, sin embargo, capturado un bucardo el año anterior, al cual tomaron muestras de tejido de su oído para la criopreservación. Utilizando técnicas similares a las usadas para clonar la oveja Dolly (transferencia nuclear), los investigadores fueron capaces de transplantar el ADN de los tejidos en los óvulos de 439 cabras para crear embriones, de los cuales 57 fueron implantados en hembras sustitutas. Sólo siete de los embriones dieron como resultado embarazos y sólo una de las cabras, finalmente dio a luz a una hembra bucardo, que murió a los siete minutos de nacida, debido a dificultades para respirar, tal vez debido a defectos en el ADN utilizado para crear el clon.

A pesar del muy ineficiente proceso de clonación y de la muerte de la clonados Bucardos, muchos científicos creen que enfoques similares pueden ser la única forma de salvar especies en peligro crítico de extinción. Paralelamente se piensa usar los resultados de una investigación llevada a cabo por el genetista japonés de Wakayama Teruhiko, que da esperanza de que incluso las especies que hace mucho tiempo muerto podría ser resucitado después de que utiliza células de ratones congelado hace 16 años para producir clones sanos. La esperanza de devolver especies extinguidas por medio de la clonación, sin embargo, sigue viéndose frustrada, por ahora.

Fuente: Telegraph.

6 comentarios:

Dinorider d'Andoandor dijo...

bueeeno, si sólo fue 1 de 7 el que nació vivo al menos ya es algo, eso quiere decir que no están tan lejos, ahora tienen que comparar y ver qué falló para que no se repita, y que diferenció al resto de ese que nació vivo, es cuestión de tiempo, fracaso-fracaso creo que no tanto, han aprendido harto estoy seguro, aunque a largo plazo no le vea tanta viabilidad al asunto.

Chico Troodon dijo...

Que yo recuerde Dolly también dejó varias "hermanitas" en el camino.

Bueno las reacciones no se hicieron esperar: los religiosos celebrando que una vez más no se concretó (como diría el científico viejo de Futurama) "ésta abominación contra el Señor" XDDD y bueno los científicos pensando en un repechaje así como dijiste, aunque así como van, pienso: "sino pueden clonar una cabra ¿cómo podrán con un T-Rex?"

Sin embargo esto está lejos de ser el final.

El Noasaurus. dijo...

Buena noticia Chico Troodon, me parecio verla hace unas semanas en una revista.

Un saludo!

Fujur dijo...

genial artículo! me acuerdo perfectamente del momento en el que se anunció por TV su extinción...

como tantas otras especies europeas (bisonte, osos, linces...) es una especie heredera de la glaciación, lo cual, además de la caza, no tiene que ver poco en su extinción (aunque no la justifique ni mucho menos!)

un abrazo CRACK!

Dinorider d'Andoandor dijo...

pero clonar a un t.rex no es inviable?

Chico Troodon dijo...

*Fujur: se vienen más posts sobre los habitantes de la península ibérica. Hay uno que capturó mi atención apenas supe de el, ya pronto lo verán.

Dinorider: Es altamente inviable: por eso el T-Rex seguirá en su tumba petrificada por los eones de los eones.