domingo, 20 de enero de 2008

Antes de ir a la misa...

¡Me importa un conodonto lo que digan en mi contra! Es justo lo que voy a hacer, así que antes de irme, les dejo esta parodia del vergonzoso niño predicador, por cierto creo que el imitador también está hecho en Perú:



Oruga!!!

Las gallinas y los gallos
producen monitos hasta hoy!
A mí...
no me trajo la cigüeña...
yo no soy de evolución...
yo no soy sobrino del mono...

A mí me creó Dios,
en el vientre de mi madre!

3 comentarios:

Dinorider d'Andoandor dijo...

jajaja

hasta se revuelca en el piso!

le salió buena la caracterización, la primera vez que oi al niño predicador me dio cosa, parecía un Alan en versión enana.

El coleccionista dijo...

¡Lo ha clavado! ¡Es como el pequeño homínido! Si solo le falta la corbata y la chaquetita. Y luego van los evangelistas y dicen que ellos no hacen aleccionamiento infantil como los católicos con la catequesis, que venga Dios y lo vea... Por cierto, ahí va una cosa que me desconcierta: La Biblia dice que Dios descansó al septimo día. Sin embargo, Dios tuvo que ir a misa, e ir a misa para Dios no es descansar, es vigilar el negocio...

Chico Troodon dijo...

* ¿Pues no será que ojo del amo engorda el ganado? xDDDD